Edificación y Construcción

Puede que los plásticos no estén siempre visibles en el sector de la construcción. Sin embargo son indispensables. Esta industria utiliza los plásticos para una amplia y creciente serie de aplicaciones, desde el aislamiento a las tuberías y los marcos de las ventanas hasta el diseño interior. La aceptación de los plásticos en este sector se debe a su durabilidad, resistencia, resistencia a la corrosión, bajo coste de mantenimiento, eficiencia del coste y terminado estéticamente positivo.

En 2006 el sector de la construcción consumió 10,3 millones de toneladas de plásticos (un 21% del total de consumo de plásticos en Europa Occidental) haciendo que fuera el tercer uso de los plásticos (tras los sectores de envases y embalajes y las aplicaciones domésticas). Esto se debe a que los plásticos tienen muchas propiedades fundamentales, que explotadas individual o conjuntamente, constituyen una importante y creciente contribución a nuestras necesidades en el ámbito de la construcción, entre las que se encuentran:

  • Son duraderos y resistentes a la corrosión, lo que los hace adecuados para aplicaciones como marcos de ventanas y tuberías.

  • Son aislantes: Los plásticos proporcionan un aislamiento eficaz para el frío, el calor, ahorran energía y reducen la contaminación por ruidos.

  • Ahorran dinero: Los componentes de plástico a menudo resultan más baratos de producir adecuándose a las necesidades del cliente, son duraderos, resistentes a la corrosión y tienen una larga vida.

  • Mantenimiento reducido: Reducen al mínimo los costes de mantenimiento como en el caso de las pinturas y, a menudo los eliminan totalmente.

  • Son higiénicos y limpios: las tuberías de plástico son ideales para el transporte de agua. Los plásticos resultan una opción higiénica para las superficies domésticas y para los suelos porque son fáciles de limpiar e impermeables.

  • Son seguros desde el punto de vista medioambiental: los plásticos ahorran recursos porque son rentables en su producción, fáciles de instalar y duraderos. En una casa normal, se calcula que la energía equivalente a la que se necesita para producir el plástico utilizado para el aislamiento se ha ahorrado sólo después de un año de utilización. Después de su uso, los plásticos pueden reutilizarse, reciclarse o convertirse en fuente de energía.
Contacte con nuestro experto
  •  
  •  
  •